miércoles, 11 de enero de 2012

Japón asalta las Indias Orientales Holandesas, conquista Kuala Lumpur y torpedea al portaaviones Saratoga - 11/01/1942.

Infantería de marina japonesa desembarca en las Indias Orientales Holandesas.

Camaradas,

A pesar de que la Reina Guillermina del Reino de Holanda había declarado la guerra al Japón el 8 de diciembre de 1941 y de que ya se habían estado produciendo combates entre los ejércitos de las dos naciones sobre la Isla de Borneo, no ha sido hasta ayer que Japón ha correspondido al Real gesto declarándole la guerra a Holanda y dando inicio a la conquista de los principales objetivos de las Indias Orientales Holandesas.

Localización de las Indias Orientales Holandesas y de la Isla Celebes, lugar de los desembarcos de hoy.

La invasión ha tenido lugar en dos puntos. La fuerza central de asalto, consistente en el 56º Grupo Regimental y la 2ª Fuerza de Desembarco Naval Especial Kure, con apoyo aéreo procedente de la Isla Jolo en las Filipinas, ha desembarcado en la Isla de Tarakan, rica en petróleo, en torno a la medianoche. La fuerza oriental de asalto que saliera desde Davao, Mindanao, consistente en la Fuerza de Desembarco Naval Especial Sasebo y la 1ª Fuerza de Desembarco Naval Especial Yokosuka ha invadido la Isla Celebes en Menado y Kema en torno a las 03:00 horas. Además, una fuerza de paracaidistas japoneses de 334 hombres ha sido arrojado sobre el aeródromo justo al sur de Menado. Los aviones Aliados han sido incapaces de detener a los japoneses y las guarniciones holandesas han sido derrotadas irremisiblemente.

Tropas paracaidistas japonesas caen sobre las Indias Orientales Holandesas..


Desembarco en Menado.

Las dos compañías holandesas con menos de 400 hombres al mando del Capitanes W.F.J no han sido suficientes para repeler el asalto anfibio que miles de soldados japoneses han llevado a cabo a las 04:00 de la madrugada de hoy. Cuando la defensa ha fallado, los holandeses se han retirado al fortín Tinoör, situado 8 kilómetros tierra adentro, donde han resistido hasta las 15:00 horas hasta que se han quedado sin municiones y han tenido que retirarse a Kakaskasen.

Infantería japonesa avanza a través de Menado.

Desembarco en Kema.

Los desembarcos japoneses se han llevado a cabo con rapidez. Los buques de transporte japoneses han abandonado rápidamente a la zona y la guarnición holandesa se ha visto sorprendida. El Teniente holandés Radema ha ordenado a sus tropas reagruparse en Ajermadidih, pero los japoneses han llegado a la zona a las 09:00 de la mañana apoyados por varios carros de combate y Radema ha tenido que ordenar la retirada. La opción de lanzarse al monte en una guerra de guerrillas ha tenido que ser descartada ante el alto índice de deserción entre sus tropas nativas.

Ataque paracaidista en el aeródromo de Longoan.


Ilustración japonesa sobre el ataque a la Isla Celebes desde el aire.

334 paracaidistas japoneses han caído sobre el aeródromo de Longoan, en Menado, defendido por unidades holandesas al mando del Capitán W.C. van den Berg, que cuenta además con varios vehículos blindados. A pesar de que los paracaidistas japoneses han sufrido muchas bajas, han conseguido capturar el aeródromo de Longoan. Van den Berg ha ordenado a sus tropas retirarse al interior y convertirse en guerrilleros.

Paracaidistas japoneses caen sobre Menado.


Batalla de Tarakan.

Un soldado japonés posa en la conquistada Tarakan.

Tarakan es una pequeña isla pantanosa al noreste de Borneo, pero sus 700 pozos petrolíferos, su refinería de petróleo y su aeródromo la convierten en un objetivo prioritario para el Imperio Japonés. Las tropas japonesas del Destacamento Sakaguchi han desembarcado en la costa oriental de Tarakan, seguidas por la 2ª Fuerza de Desembarco Especial Naval Kure. Tras una breve resistencia, la guarnición holandesa se ha visto superada y se ha rendido durante la mañana del día 12, no sin antes prender fuego a las instalaciones petrolíferas.

Buques de guerra japoneses ante Tarakan.  La columna de humo pertenece a los pozos petrolíferos incendiados por los holandeses.

Instalación petrolífera destruida.

Conquista de Kuala Lumpur.

La campaña de Malasia hasta hoy.

Mientras el Imperio Japonés hace saltar por los aires a las Indias Holandesas Orientales, sobre la Península Malaya continúan los avances. El 3º Cuerpo Indio continúa su retirada hacia Lahora sometido a los implacables ataques aéreos japoneses. Al tiempo, la 5ª División de Infantería Japonesa se ha adentrado hoy en Kuala Lumpur, capital de Malasia, en torno a las 20:00 horas. Salvo esporádicos combates, los japoneses no han encontrado resistencia, haciéndose rápidamente con el control de los principales edificios gubernamentales e institucionales, tales como el Palacio del Sultán Abdul Samad, la estación de ferrocarril y la Cárcel Pudu.

Soldados japoneses en las calles de Kuala Lumpur.

Los japoneses se han encontrado con que, antes de retirarse, los británicos han incendiado los depósitos de combustible de la plaza. Aún así, los japoneses han capturado un botín inmenso de suministros y equipos. Por primera vez en sus vidas, los soldados japoneses han tenido la oportunidad de degustar extrañas delicatessen como carne de vaca enlatada y güisqui Johnny Walker.

El portaaviones Saratoga, alcanzado por un torpedo.

Para rematar esta aciaga jornada para el bando Aliado, los norteamericanos se han llevado hoy un buen susto cuando el portaaviones USS Saratoga ha resultado alcanzado por un torpedo disparado por el submarino japonés I-6.

El portaaviones Saratoga, que no volverá a surcar los océanos en una buena temporada.  Para entonces, tal vez los Estados Unidos ya hayan sido derrotados a manos del Eje.

Seis marineros norteamericanos han perdido la vida y tres de las salas de calderas del Sataoga han quedado inundadas, pero todavía se ha encontrado en condiciones de navegar y ha podido dirigirse de vuelta a Pearl Harbor por sus propios medios donde, eso sí, tendrá que permanecer una larga temporada sometido a reparaciones.

Es lebe Japan!
Es lebe die Achsenmächte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada