martes, 13 de julio de 2010

Preparando la derrota de Inglaterra - 13/07/1940.

Camaradas,

El Führer emite su Directiva nº15 sobre la guerra aérea con Gran Bretaña. La ofensiva debe comenzar con toda su fuerza el día 5 de agosto. La RAF debe ser barrida de los cielos con rapidez y la Luftwaffe debe lograr cuanto antes la supremacía aérea necesaria por si finalmente se intenta la invasión.

Hurricanes de la RAF: nuestro próximo objetivo.

Al mediodía, el Führer recibe al general Franz Halder y a otros generales con quienes discute los planes para los desembarcos en territorio inglés. El Führer ordena que se inicien los preparativos necesarios de inmediato. Las anotaciones del general Halder al respecto de la reunión son las siguientes:

General Franz Ritter Halder, presente en la reunión y autor de las notas sobre la misma que han llegado a nuestras manos.

El Führer desea atraer a España, construir un frente contra el enemigo inglés que discurra desde el Cabo del Norte hasta Marruecos. El Führer está obsesionado con la idea de porqué Inglaterra todavía no quiere seguir el camino de la paz. Al igual que nosotros, él ve una respuesta a esta cuestión en que Inglaterra tenga depositadas sus esperanzas en Rusia. Por lo tanto, cuenta con tener que hacer uso de la fuerza para alcanzar la paz con Inglaterra. No le gusta hacer tal cosa, sin embargo. Razón: si derrotamos a Inglaterra militarmente, el Imperio Británico se desmembrará. Esto no beneficiará a Alemania. Estaríamos derramando sangre alemana por algo de lo que sólo Estados Unidos y otros pueden beneficiarse.

El Gran Almirante Erich Raeder, el Comandante naval alemán, declara que la invasión debe ser un último recurso para alcanzar la paz con Inglaterra. Él cree, no obstante, que se puede hacer hincar las rodillas a Gran Bretaña con mayor efectividad estrangulando su comercio marítimo y bombardeando sus ciudades.

El triundo del bloqueo alemán: los ingleses buscan aluminio en sus casas.

Mientras tanto, en Inglaterra, las mujeres responden al desesperado llamamiento de Lord Beaverbrook para que diesen su “aluminio y nosotros convertiremos vuestras cazuelas y sartenes en Spitfires y Hurricanes, Blenheims y Wellingtons.” Los británicos han recogido varias toneladas tan sólo un par de días después de la petición. En una ciudad se ha recogido tanto que han tenido que utilizar una apisonadora para poder hacer sitio a más utensilios de cocina, raquetas de tenis, cajas de puros, piernas artificiales y coches de carreras. ¡Que no digan luego los ingleses que el bloqueo de la Luftwaffe y de la Kriegsmarine no está teniendo éxito!

England wird fallen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada