jueves, 8 de julio de 2010

Inglaterra, hacia la derrota en el mar – 08/07/1940.

Camaradas,

Después de cuatro días de ataques contra la flota francesa en Oran dentro del contexto de la Operación Catapult, la Fuerza H del Vice-Almirante James Sommerville con el portaaviones HMS Ark Royal y tres acorazados se dirige al Mediterráneo Occidental para escoltar a dos convoys británicos que navegan entre Alejandría y Malta.

Durante la noche, los británicos cumplen sus amenazas y lanzan dos nuevos ataques para tratar de desmantelar al acorazado francés Richelieu en Dakar. Durante el primer ataque, cuatro cargas de profundidad lanzadas por la lancha rápida Milford resultan defectuosas y no estallan. Durante el segundo, un avión torpedero Swordfish lanzado desde el portaaviones HMS Hermes alcanza con un torpedo al Richelieu, dañando el timón y una hélice e imposibilitándole navegar a más de media potencia. Su artillería principal, sin embargo, permanece intacta. El acorazado Jean Bart también es atacado en Casablanca.

El irreductible acorazado Richelieu, a pesar de los repetidos ataques ingleses, todavía es capaz de hacerse a la mar con toda su potencia artillera intacta.

De Gaulle critica duramente y en público estas acciones británicas, en un ejercicio de cinismo sin parangón. ¿No eran los ingleses tus nuevos amigos, Charles?

Mientras que Charles de Gaulle se afana en dejar el prestigio de su nación por los suelos, el legítimo gobierno del Mariscal Petain se esfuerza en mantenerse dentro de los límites de la congruencia y el bienhacer. De tal guisa, hoy ha publicado una advertencia a todos los buques de guerra y aviones británicos para que no se acerquen a la costa francesa. “Las fuerzas de combate navales y aéreas tienen órdenes de abrir fuego sin previo aviso sobre cualquier unidad británica que sea avistada.”

En el teatro de operaciones del Mar del Norte, los británicos se cubren de gloria al atacar una de sus escuadrillas de bombardeo a un destacamento de destructores suecos. La oficina de Asuntos Extranjeros británica emite una avergonzada nota de disculpa a los suecos.

Oteando el horizonte desde el puente de un U-Boot.

El buque mercante Humber Arm de 5.700 toneladas, integrante del convoy HX-53 y que transportaba 1.000 toneladas de acero y 4.000 de papel, es torpedeado y hundido por el U-99 del Kapitänleutnant Otto Kretschmer.

Por último, una escuadra italiana compuesta por dos acorazados, 14 cruceros y 32 destructores atraviesa el Mar Jónico proporcionando escolta a un convoy con rumbo a Benghazi. El Almirante británico Andrew Cunningham se dirige a su encuentro. ¡Mucho ánimo para los marinos del Duce!

Ein Volk, ein Reich, ein Führer!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada