viernes, 30 de julio de 2010

El Führer, Garantía de Paz – 30/07/1940.

Camaradas,

Lo que Chamberlain y Churchill no han querido conceder a Europa, lo ha obrado el Führer para la zona balcánica. Después de las conferencias celebradas durante los últimos días entre el Führer y los diferentes líderes de las naciones balcánicas, al fin se puede hablar de paz.

Postal adornada con Edelweiss.  Una imagen del Führer distinta a la que nos ofrece la propaganda capitalista.  Pese a quien pese, en el año 1940, en Alemania y muchos otros países, millones de corazones lo aman, sí.

La reacción más esperada ha sido la del gobierno rumano, que a consecuencia de las conversaciones de los estadistas rumanos en Berlín y Roma ha terminado por aceptar la revisión de fronteras con Bulgaria y Hungría, que será acordada por medio de negociaciones directas. Las negociaciones con Bulgaria se llevarán a cabo inmediatamente, y con Hungría se llevarán a cabo en la ciudad fronteriza de Arad, que fue evacuada por las tropas rumanas al comenzar las negociaciones como gesto simbólico. Finalmente Rumania ha aceptado la propuesta de Hungría de apelar al arbitraje de las potencias del Eje en todos los casos que lo considere necesario. Hoy se ha publicado en Rumanía la siguiente nota oficiosa sobre el viaje de Ion Gigurtu a Alemania e Italia:

El Presidente del Consejo y el Ministro de Asuntos Exteriores regresaron ayer de su visita a Obersalzberg donde fueron invitados por el Gobierno alemán y a Roma, donde fueron huéspedes del Gobierno italiano.

Este viaje ha constituido el primer contacto personal del Gabinete rumano con el Führer de Alemania, el Duce de Italia y los Ministros de Asuntos Exteriores de las dos grandes potencias después de la firme declaración de Rumania en la que se expresó su voluntad de reintegrarse en la política del Eje.

Las conversaciones giraron alrededor de todos los problemas políticos y económicos que conciernen a Rumania y al Sureste de Europa y se desenvolvieron en una atmósfera de sincera amistad. En su conjunto han puesto de relieve el interés real y la comprensión que tanto Alemania como Italia tienen por el mantenimiento de la paz en esta parte del Continente. En cuanto a las preocupaciones de Rumania por el porvenir, lo mismo en Qbersalzberg que en Roma se discutieron únicamente los principios generales en virtud de los cuales los países interesados trabajarán en lo sucesivo, libremente, para establecer las condiciones que puedan conducir a una definitiva concordia en la cuenca danubiana.

La nueva Alemania sólo desea trabajo y paz.  Un ideal que sus enemigos le han negado.

Por otro lado, el Presidente del Consejo búlgaro, Bodgan Filov, ha hecho las siguientes declaraciones a su regreso:

El comunicado oficial de nuestras conversaciones con el Führer ha demostrado ya el ambiente cordial y sincero en que se ha desarrollado la entrevista. Nos ha producido gran impresión el realismo y el sentido de justicia con que el Führer ha examinado la situación. Por estas razones estamos convencidos de que las entrevistas de Salzburgo contribuirán eficazmente a mantener el orden y la paz en el espacio danubiano. El pueblo búlgaro puede confiar en el futuro.

¡Qué maravillas no habría podido conseguir este hombre en una Europa en paz, si sus archienemigos se lo hubieran permitido y no lo hubieran arrastrado a él y al Reich a la guerra!

Es lebe Adolf Hitler, der Garant des Friedes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada