lunes, 5 de julio de 2010

La flota francesa, con el Reich - 05/07/1940.

Camaradas,

Las otrora fluidas relaciones diplomáticas entre Gran Bretaña y Francia se encuentran muy deterioradas como resultado del ataque británico contra la flota francesa en Oran. Mientras en Gran Bretaña se regodean de su cobarde hazaña, los hombres de estado franceses hablan de “un injustificado ataque”. Monseuir Baudouin, el Ministro de Asuntos Exteriores, ha calificado el ataque británico como una “mancha indeleble en el honor de Gran Bretaña”. Como respuesta a la vil afrenta británica, el Gobierno del Reich anuncia que deja en suspenso el artículo VIII del armisticio germano-francés y que hará uso de los buques de guerra franceses contra Gran Bretaña. Al mismo tiempo, la Fuerza Aérea francesa realiza un ataque con aviones torpederos contra la base naval de Gibraltar que tiene más de simbólico que de efectivo.

Muertos franceses sobre la cubierta del crucero Dunkerque tras la agresión británica.

Éxitos en la mar de dos futuros héroes.

Nuestros submarinos, dueños y señores del océano.

El destructor británico HMS Whirlwind ha sido hundido por el submarino U-34 del Comandante Wilhelm Rollmann. Según han informado los británicos, el torpedo no lo ha hundido directamente, pero sí tan gravemente averiado que los británicos se han visto obligados a hundirlo cuatro horas más tarde.

Kapitänleutnant Otto Kretschmer, un héroe anunciado.

Por otro lado el U-99 del Kapitänleutnant Otto Kretschmer ha hundido al carguero canadienses Magog, que formaba parte del convoy HX-52 y que había sido separado del mismo para arribar a otro puerto. El Magog ha sido interceptado a unas pocas millas del convoy y detenido mediante cañonazos de advertencia. A continuación, un único torpedo lo ha hundido. El U-99 se ha acercado a los botes salvavidas y preguntado acerca de la carga. Los mentirosos británicos le han informado de que sólo transportaba leña, cuando resulta evidente que se trataba de un transporte militar. A pesar de ello, Kretschmer le ha regalado una botella de brandy al Capitán Doughty antes de partir.

Derecho de paso a través de Suecia.

Los suecos han accedido a nuestras amables peticiones y han decidido conceder a Alemania lo que en su día no concedieroon a ingleses y franceses: permiso para utilizar los ferrocarriles suecos para trasladar tropas de territorio noruego.  Y es que no hay nada como la diplomacia.

El Reich, mecenas del arte europeo.

El Führer, mecenas del arte y artista él mismo.

A la vista de los actos de rapiña británicos y ante la enorme pérdida que podría suponer para el patrimonio cultural europeo que sus obras de arte se perdieran o destruyeran, Hermann Göring ordena que todas las obras de arte de la Europa ocupada por la Werhmacht sean catalogados y enviados a Alemania. Según su destino, se dividirán en tres clases: las que custodiará el propio Reichsmarschall, gran amante del arte y restaurador, las que irán al proyecto del museo del Führer en Linz, y los que acabarán en museos del Reich.

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada