domingo, 25 de julio de 2010

El Aniquilamiento del Convoy CW8 - 25/07/1940.

Camaradas,

El convoy británico CW8 compuesto de 21 mercantes y con una importante carga de carbón, cemento y otras materias primas, ha partido a las 7 de la mañana de Southend. Hacia las 14:30 ha alcanzado el estrecho de Dover a la altura de Folkestone, momento en el cual un enjambre de Junkers Ju 87 Stuka ha caído sobre ellos, hundiendo tres mercantes y dañando otros dos. La única resistencia que han podido oponer los británicos ha sido la de su artillería antiaérea hasta que a las llamadas desesperadas de los ingleses ha respondido la RAF enviando dos escuadrones (el 54 y el 65) de Spitfires, que se ha encontrado con una fuerte oposición de Messersmicht Bf 109. Los británicos se enfrentan nada menos que a la Segunda Flota Aérea (Luftflotte 2) de Albert Kesserling.

Combate aéreo sobre el convoy CW8.  Ilustración de Ivan Berryman.

Los británicos han perdido dos de sus Spitfires, incluyendo el del comandante del Escuadrón 54, que ha resultado muerto. El Escuadrón 54 ha designado al día de hoy como “jueves negro.” Cuando ocho Spitfires del Escuadrón 64 han llegado al área de combate, se han encontrado con nada más ni nada menos que 30 Junkers Ju 88 escoltados por más de una cincuentena de Messersmichts Bf109. Los ingleses se han enzarzado con nuestros aviones en un combate desesperado y no han podido evitar el hundimiento de otros dos mercantes.

Fotografía de uno de los pocos Bf 109 alcanzados por el fuego enemigo.

Los ataques se han sucedido contra el convoy, tanto por parte de la Luftwaffe como por parte de embarcaciones ligeras de la Kriegsmarine durante todo el día. Hacia las 16:20, los destructores HMS Boreas y HMS Brilliant escoltados por dos buques antiáereos han salido de Dover para enfrentarse a varios S-Boote alemanes que se habían sumado al ataque. Los Stuka no han tardado en lanzarse contra los destructores, que también han sido objetivo de la artillería costera en el lado francés. Ambos destructores han sido alcanzados y han tenido que ser remolcados de vuelta a Dover.

Un Stuka suelta su carga mortal sobre el objetivo.

Los ingleses no han desistido y han lanzado sucesivas oleadas de Hurricanes y Spitfires para defender su convoy, a pesar de que en todo momento han debido enfrentarse a más de 100 aparatos de la Luftwaffe. Al finalizar el día, nuestras fuerzas han conseguido enviar al fondo del mar a 11 de los 21 buques del convoy.

Desde el otro lado del mundo nos llega una inquietante noticia. El Presidente Roosevelt invoca la recientemente firmada Acta de Control de Exportaciones según la cual los Estados Unidos prohíben la exportación de productos petrolíferos y de metal de ciertas categorías a países fuera del continente americano y de Gran Bretaña. Esta medida está claramente orientada al Japón, cuya economía depende de las exportaciones de petróleo y en especial del petróleo norteamericano, que constituye el 80% del combustible total que recibe. Al parecer, por el momento los Estados Unidos sólo piensan detener la exportación de combustible para aviones, lubricante para aviones y chatarra de hierro y acero, pero la noticia no deja de ser preocupante. ¿De dónde obtendrá Japón su vital combustible si algún día el embargo estadounidense se hace total?

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada