jueves, 8 de julio de 2010

Gran Bretaña confía su defensa a la tercera edad - 08/07/1940.

Camaradas,

En las seis semanas que han transcurrido desde el llamamiento de Anthony Eden, más de un millón de hombres británicos se han alistado al cuerpo de Voluntarios para la Defensa Local (LDV). Sin embargo, todavía no tienen uniformes, oficiales ni armas, salvo algunos rifles requisados de museos y hasta del Teatro Real Drury Lane de Londres.

Oficial típico de la Home Guard.

La edad media de los voluntarios es alta, y algunas unidades incluyen a varios generales de la Gran Guerra. Dentro de dos días comenzarán el primer curso en la escuela de entrenamiento instalada en el Parque Osterley, cerca de Londres. La escuela la dirige Tom Wintringham, el antiguo comandante de los voluntarios británicos en España, cuyos artículos sobre lucha de guerrillas inspiraron a Edward Hulton a fundar la escuela de “guerrilla”.

Es probable que el LDV cambie pronto de nombre. Winston Churchill ha sugerido a Eden que el cuerpo debería tener un título más corto: la Home Guard (Guardia Nacional).

Miembros de la Home Guard se adiestran en el lanzamiento de granadas.  Nótese su marcialidad y soltura.

Si la defensa de las islas británicas ante el poderío de las mejores tropas de la Wehrmacht llegase a estar en sus manos, entonces sí que tendrían los británicos que aferrarse a su manida frase de: ¡Dios salve a Inglaterra!

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada