martes, 9 de febrero de 2010

Se recrudecen los combates en Summa – 08/02/1940.

Camaradas,

El parte finlandés del día no es del todo realista en cuanto a la gravedad de la situación en la Guerra de Invierno:

 "En el istmo de Carelia ha continuado la presión enemiga sobre el sector de Summa, aunque con menos violencia que el día anterior. Los rusos llevaron a cabo dos ataques seguidos, que fueron rechazados totalmente por nuestras tropas. El enemigo perdió muchos hombres y cuatro tanques. Los últimos informes indican que en los ataques del 6 y del 7 de febrero tomaron parte varias Divisiones soviéticas, apoyadas por gran cantidad de cañones, tanques y aviones.  Las pérdidas que sufrió el día 6 se calculan en un millar de hombres. En la región del Ladoga nuestras tropas rechazaron varios ataques enemigos, apoyados por artillería y tanques. La aviación enemiga bombardeó varias poblaciones del interior.”

El frente de la Línea Mannerheim, en ebullición.

Lo cierto es que la guerra finlandesa empieza a inspirar grave preocupación. Timoshenko ha desencadenado la ofensiva roja más dura, con mejores tropas y en mayor número de todas las que la URSS ha lanzado al asalto de la línea Mannerheim. No hay ciudad finlandesa que no haya sido alevosamente bombardeada; cientos de bombarderos surcan a diario los cielos de Finlandia en uno de los mayores derroches de medios militares que se han conocido. Los soviéticos, a 35 kilómetros del puerto finlandés de Viipuri, están determinados a tomar Summa, enclave situado en la carretera Leningrado-Viipuri y dislocar las defensas de la Línea Mannerheim, que tras más de dos meses de cruentos combates ya se resienten.

La artillería finlandesa redobla en la noche.

La situación es grave, por momentos desesperada para los finlandeses, que contienen al enemigo en el lago Ladoga, causándoles estragos a pesar de todo. Hasta ahora, los rojos han perdido en esta batalla 5.000 hombres. Finlandia sigue pidiendo ayuda al mundo exterior; sus aeroplanos son insuficientes y carecen de pilotos. Mientras tanto, los Estados Unidos niegan empréstitos a los finlandeses porque no creen que sea una buena inversión y, como buenos capitalistas, se olvidan de que en tiempos normales Finlandia les compraba productos por valor de dos millones de libras al año y que entre Suecia y Noruega, naciones que han apoyado abiertamente a Finlandia, las compras escandinavas a Estados Unidos superaban los 17 millones de libras.

Es lebe Kapitalismus!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada