sábado, 23 de julio de 2011

Suplemento a la Führerdirektive Nr. 33: Crimea, objetivo prioritario. – 23/07/1941.

Camaradas,

El Führer se ha visto en la necesidad de redactar un anexo a la Directiva que emitió hace unos días, en el que amplía los objetivos más inmediatos de Barbarroja hacia Crimea y el Cáucaso, alejando así el esfuerzo principal de las vanguardias Panzer un paso más lejos de la ruta a Moscú preconizada por altos militares, tales como el General Guderian.

La Península de Crimea.

Detrás de esta nueva Directiva se encuentran los dos ataques aéreos estratégicos que la Fuerza Aérea Roja establecida en Crimea efectuó sobre el enclave petrolífero rumano de Ploesti el pasado 13 y 18 de julio, en los que consiguió destruir 11.000 toneladas de combustible e incendiar una refinería. Aunque las consecuencias militares de estos ataques han sido ínfimas, el Führer no desea que Crimea se convierta en un portaaviones indestructible en manos de Stalin y ha decretado su conquista. Los puntos esenciales del documento son los siguientes:

Refinería de petróleo en Ploesti, Rumanía.

Las fuerzas enemigas que todavía se encuentran al oeste del Dniepr deben ser derrotadas y dispersadas de manera decisiva. Tan pronto como el estado de las operaciones y de los suministros lo permita, los Grupos Panzer 1º y 2º serán concentrados bajo el mando del 4º Grupo Panzer y, con el apoyo de las divisiones de infantería y montaña, ocuparán el área industrial de Kharkov e irrumpirán más allá del Don hacia Caucasia.

El grueso de las divisiones de infantería procederán a ocupar entonces Ucrania, Crimea, y el área de la Rusia Central hasta el Don. La seguridad del área inmediatamente al suroeste del Bug será tarea del Ejército Rumano.

Los civiles de la imagen, que han recibido a la Wehrmacht con los brazos abiertos, son la norma general.  Para el resto, el Führer ordena "medidas drásticas."

Las tropas disponibles para asegurar los territorios orientales conquistados serán, a la vista del tamaño de este área, suficientes para desempeñar sus obligaciones si la fuerza ocupante halla resistencia, no mediante el castigo legal del culpable, sino mediante la instigación de un terror tal entre la población rebelde que ésta pierda toda voluntad de resistir.

Los Comandantes respectivos serán responsables, junto con las tropas a su disposición, de la tranquilidad de las condiciones dentro de sus áreas. Ellos se las ingenierán para mantener el orden no mediante la solicitud de refuerzos, sino mediante el despliegue de adecuadas medidas drásticas.

Führer befiehl, wir folgen!
Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada