domingo, 31 de julio de 2011

Hacia la victoria en Tallinn, Leningrado, Smolensko, Kiev, Uman y Odessa - 31/07/1941.

Camaradas,

Llegamos ya al final del mes de julio, y la Operación Barbarroja continúa encauzada en la senda de la victoria.  En el norte, las divisiones de infantería del 18º Ejército estrechan el cerco en torno a Tallinn, la capital de Estonia, mientras las puntas de lanza de Hoepner continúan avanzando en dirección Leningrado.

Avance en el mes de julio del Grupo de Ejércitos Norte.

En el centro, los Panzer de Guderian, “Heinz el Rápido” y de Hoth, presionan hacia Moscú y se aprestan a desviarse en las direcciones indicadas por el Führer mientras se desangran las bolsas de Smolensko.  Von Kleist amenaza Kiev y en el Mar Negro, el 4º Ejército Rumano avanza sobre Odessa.



Avance en el mes de julio del Grupo de Ejércitos Norte.

El avance triunfal de la Wehrmacht se ve corroborado por el impresionante número de bajas soviéticas, que en poco más de un mes de combates se sitúa en torno a los cuatro millones de hombres. La Wehrmacht, por su parte, ha perdido 100.000 soldados, lo cual, aunque tan sólo una pequeña fracción de las pérdidas soviéticas, supone una cifra mayor que todas las bajas acumuladas en las anteriores campañas de la guerra.

Una unidad de suministros alemana llena de gasolina latas de combustible suplementario para los vehículos de la Wehrmacht.

Pese a todos los éxitos conseguidos, la máquina de guerra alemana comienza a mostrar signos de desgaste. Algunos tanques se están averiando porque sus filtros de aire no pueden tragar el abundante polvo de las estepas rusas y las líneas de suministro de la Wehrmacht se encuentran estiradas hasta el límite. El General Hoepner, al mando del 4º Grupo Panzer que avanza hacia Leningrado, se ha visto obligado a retrasar su empuje varias veces debido a la escasez de gasolina y municiones. Por último, la política de tierra quemada impulsada por Stalin niega a los invasores la oportunidad de vivir del territorio conquistado, pero sume a los ciudadanos soviéticos en una situación todavía más precaria que la que el propio régimen Comunista les había dispensado.

Nichts für uns, alles für Deutschland!
Sieg Heil!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada