jueves, 5 de mayo de 2011

Tan sólo las ratas de Tobruk plantan cara al Eje - 05/05/1941.


Soldados australianos en Tobruk, las "Ratas del Desierto", según los ha bautizado recientemente William Joyce, "Lord Haw Haw".

Camaradas,

Hace menos de un mes, Gran Bretaña parecía tener asegurada la defensa de su Imperio. Su Ejército de Egipto había llegado a Bengasi y se hallaba a las puertas de Tripolitania; su Escuadra, con buenas bases en el Norte de África y en el sur de Grecia, tenía libertad de acción en el Mediterráneo Oriental; la progresiva ocupación de Eritrea, de Somalia y de Etiopía cubría enteramente el valle del Nilo y garantizaba la navegación por el Mar Rojo; Turquía no era una incógrita para Londres; el Canal de Suez se hallaba protegido de lejos, e Inglaterra, en resumen, estaba en condiciones de esperar con plena confianza la batalla en defensa de su Imperio Colonial. Éste era el cuadro efectivo que el fracaso británico en los Balcanes ha modificado de manera total.

Cómo la Wehrmacht ha expulsado a Gran Bretaña de Grecia.

Ahora, las tropas del Eje están en Egipto, ocupan la península helénica y las islas del Egeo, que con las del Dodecaneso constituyen bases de capital importacia para la Luftwaffe; Turquía, por razón de circunstancias geográficas, no puede mantenerse en una actitud favorable a Inglaterra; el. Irak se levanta enérgicamente contra la intromisión de Londres en su territorio, y asi la amenaza se cierne sobre Alejandría y Suez, resultando cortado al aprovisionamiento de petróleo para la Flota del Mediterráneo y para el Ejército inglés de Egipto; se ensombrece el camino terrestre al Golfo Pérsico y a la India; se excitan los sentimientos nacionalistas de los pueblos árabes sometidos, y nunca de buen grado, a la influencia inglesa… y la Gran Bretaña, en fin, se halla en estos molientes ante el aspecto más agudo y más impresionante del problema de la defensa dé su Imperio.

Situación política actual.  Gran Bretaña se enfrenta a toda Europa. 

Según la doctrina política de Alemania e Italia, África es el continente complementario de Europa, y Egipto la región sobre la que se desarrollarán los primeros acontecimientos del futuro inmediato de la guerra. Los arenales que se extienden desde Cirenaica al Mar Rojo, son un territorio independiente —pero que en realidad constituyen un eslabón más de la cadena creada por .la plutocracia británica alrededor del globo— y los viejos caminos que lo cruzan son antiguas y buenos amigos de Roma. Lo nombres de Alejandría y del valle del Nilodonde se hallan hoy muchas banderas, no pocos cañones y centenares de miles de soldados británicos, vuelven a sonar de nuevo en la capital de los Césares, porque Roma, no lo olvidemos, es otra vez Imperio.

L'Italia ha il suo Impero!

En el frente de Tobruk, la ofensiva de Rommel ha quedado paralizada. Después del ataque del primero de mayo en Ras El Madauur con el que el Afrika Korps logró consolidar una brecha en las defensas pero no conquistar la totalidad de la plaza, al amparo de la oscuridad el General australiano Leslie Morshead envió toda clase de refuerzos a la zona. Al llegar el alba del día 2 de mayo, una considerable tormenta de arena impidió el empleo de tanques, y los combates se limitaron a una tediosa lucha de infantería entre los fusileros australianos y alemanes, que de nuevo trataron de ampliar el avance pero que fueron incapaces ante la oposición de la artillería británica.

Una ametralladora pesada alemana en posición.

Al día siguiente, 3 de mayo, Morshead trató de desalojar al Eje de su perímetro defensivo y lanzó al asalto a sus ratas de la 18ª Brigada Australiana con el apoyo de tanques ligeros. A pesar de avanzar al resguardo de la noche, los australianos no han logrado sorprender a nuestros soldados, que los han recibido con fuego de ametralladoras pesadas. Para las 03:00 de la madrugada de ayer, y tras haber conseguido reconquistar tan sólo un puesto (R8) los australianos han retrocedido en desorden. El ataque ha costado 150 bajas a la brigada australiana y, en el día de hoy, al fin se puede decir que los combates a gran escala han cesado. La ofensiva ha costado al Eje la pérdida de 53 oficiales y 1.187 soldados y no ha logrado el objetivo propuesto, que no era otro que la conquista de Tobruk.

La fortaleza de Tobruk durante la mañana de hoy.

Con la intervención del General Friedrich Paulus, el inspector enviado por el OKH para evaluar su gestión del Afrika Korps, Rommel se ve obligado a partir de este momento a adoptar una estrategia de asedio ortodoxa, tratando de reducir la fortaleza mediante el aislamiento y el hambre. De ese modo, Rommel ha comenzado a crear sus propios puestos defensivos para evitar que nadie pueda salir ni entrar de Tobruk e impartido órdenes a la Luftwaffe (Fliegerkorps X) de que impida a la Royal Navy transportar suministros a la plaza. El principal problema al que se enfrenta Rommel es que la Via Balbia, la única carretera pavimentada que atraviesa Cirenaica, discurre a través del perímetro hacia el interior de la población de Tobruk, por lo que sus camiones tienen que rodar a través del agreste sendero de Acroma hacia el Adem describiendo una semicircunferencia en torno a Tobruk hasta volver a incorporarse a la Via Balbia en dirección a Bardia. Esto no sólo aumenta el desgaste de su ya de por sí sobreestimada línea de suministro, sino que además la hace vulnerable a los posibles ataques que se pudieran lanzar desde la fortaleza. Dado que la única alternativa la constituye otro sendero denominado Trigh el Abd, que discurre todavía más hacia el interior de la tierra yerma, el anillo de puestos que ha ordenado construir Rommel son tanto para la protección de sus propias líneas de suministros como para la contención de los australianos.

El Afrika Korps entierra a sus muertos y continúa la lucha.

La longitud del perímetro supone que el anillo no puede ser continuo, excepto en el saliente de Ras El Madauur, donde se encuentran desplegadas continuamente tropas alemanas. En este punto los australianos han comenzado a maniobrar de inmediato para tratar de reducir al máximo posible la brecha, y en poco tiempo ambos bandos se han encontrado el uno frente al otro en dos líneas de trincheras y puestos de tiro enfrentados, una situación muy similar a los frentes de Flandes 25 años antes excepto que esta vez la arena y el polvo han reemplazado al barro.

En los demás sitios, los sectores están siendo cubiertos por una multitud de posiciones que varían entre pequeños puestos de vigías a emplazamientos defendidos por unidades del tamaño de un batallón. La construcción de estas defensas ha sido confiada en su mayor parte a las tropas italianas, que disponen en el sector de 5 divisiones: la 132ª División Acorazada Ariete y la 101ª División Motorizada Trieste (el XX Cuerpo Motorizado), la 17ª División Motorizada Pavia, la 25ª División Motorizada Bologna y la 27ª División Motorizada Brescia (el XXI Cuerpo de Infantería).

De un modo u otro, una cosa está clara: ¡El Eje vencerá!

Sieg Heil!
Vinceremo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada