martes, 26 de enero de 2010

Alemania ya no se hundirá jamás – 25/01/1940.

Camaradas,

El Alto Mando de la Marina (OKM) ha emitido el siguiente comunicado:

“ El buque acorazado Deutschland, que ha estado combatiendo el tráfico comercial del enemigo desde el comienzo de la guerra, ha regresado recientemente a Alemania. El Führer y Comandante Supremo de la Wehrmacht ha ordenado que el acorazado Deutschland sea renombrado “crucero pesado Lützow”, dado que el nombre “Deutschland” va a quedar reservado para un buque de mayor tamaño. En crucero pesado originalmente botado con el nombre “Lützow” también será renombrado. ”


Impresionante vista en color del Deutschland, rebautizado Lützow, atravesando el canal de Kiel hacia el Atlántico.


El Führer a bordo del Deutschland en 1934.

Es seguro que a partir de hoy se propale la leyenda de que dicho cambio de nombre ha sido motivado únicamente por las implicaciones psicológicas y propagandísticas que tendría el que fuese hundido un buque llamado “Deutschland”. No les contradeciremos, puesto que precisamente el principal cometido de este comunicado ha sido “desinformar” a nuestros enemigos. A nuestros privilegiados lectores, en cambio, y como premio a su acérrima adhesión a nuestra causa, les explicaremos las verdaderas causas que han llevado al Reich a rebautizar a uno de sus acorazados. Eso sí, les pedimos que, por favor, ¡no se las revelen al enemigo!


Raid del Deutschland/Lützow en el Atlántico.

Las razones hay que buscarlas en una serie recomendaciones que el Gran Almirante Erich Raeder hiciera a Adolf Hitler sobre la materia, a saber:

  1. El retorno del acorazado a aguas alemanas y la evacuación del área de operaciones del Atlántico Norte por parte de unidades de superficie alemanas (el Deutschland/Lützow en realidad regresó a Alemania a finales de Noviembre) deben ser ocultadas al enemigo tan pronto como sea posible de modo que las fuerzas enemigas comprometidas en esas zonas por la amenaza de superficie alemana se mantengan ahí y liberen a los buques de superficie operando en otros océanos. El cambio de nombre favorecerá el secreto de este propósito.
  2. Existe la intención de vender el crucero pesado de nombre Lützow a la Unión Soviética. Es deseable que este hecho se oculte tanto tiempo como sea posible. Este cambio de nombre favorecerá el camuflaje de este movimiento.
  3. La necesidad de desplegar continuamente nuestros buques de superficie nos obligan a aceptar la posibilidad de que alguno de ellos pueda caer víctima de una fuerza enemiga superior. Por un lado, sería un golpe altamente indeseable para la Kriegsmarine y para todo el pueblo alemán. Por otro lado, el enemigo acogería gustoso la oportunidad de explotar políticamente el hundimiento de un acorazado bajo el nombre “Deutschland”. Es adecuado cambiar su nombre para evitar el efecto psicológico que entrañaría dicha pérdida.
Como pueden ver, Alemania va siempre más adelantada que sus adversarios.  Por ello, ¡Alemania vencerá!

Es lebe Deutschland!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada