martes, 24 de noviembre de 2009

La guerra ética - 22/11/1939.

Camaradas,

En un alarde de generosidad sin parangón, el Reich ha decidido proteger la integridad de los buques pertenecientes a los países neutrales y de los civiles ajenos al conflicto avisando de las zonas marítimas que han quedado minadas.

Nada nos gustaría más que poder comunicar que nuestros enemigos han seguido nuestro ejemplo y sometido la fuerza de sus armas a los imperativos que dictan las más elementales normas de conducta. Lo único que podemos anunciar, en cambio, es que los franceses se han unido a la guerra inmoral de rapiña y han secundado a los británicos en su campaña de “abordaje” contra las mercancías alemanas y de “expolio” de las propiedades alemanas en el extranjero.

El Führer: sembrador de prosperidad y paz.

Lamentamos esta desafortunada decisión, al tiempo que felicitamos al Führer por que una vez más haya estado dispuesto a renunciar a una ventaja militar como es el elemento sorpresa en aras de principios tan desconocidos para nuestros enemigos como son la humanidad y el civismo.

Es lebe Adolf Hitler!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada