viernes, 6 de noviembre de 2009

Atentado contra el Führer - 08/11/1939.

Camaradas,

La Providencia, esa fuerza desconocida que queramos reconocerlo o no, rige los designios de todos y cada uno de los seres que habitan el Universo, ha querido sonreír hoy una vez más a nuestro bienamado Führer y salvaguardarlo de un vil atentado contra su vida. 


Durante el discurso. La bomba, oculta en la columna situada justo detrás del Führer y de los portaestandartes.

Todo ha tenido lugar en el Burgerbräukeller de Munich, coincidiendo con el aniversario del Putsch de 1923. El Führer había acudido un año más a su querida cervecería para rendir homenaje a los dieciséis mártires del Movimiento. Apenas diez minutos después de que el Führer hubiese terminado su discurso y abandonado el recinto, una bomba situada dentro de una columna justo detrás de la tribuna de oradores hizo explosión, matando a ocho camaradas e hiriendo a sesenta y tres.


Tras el atentado.
La Providencia ha querido también que el ejecutor del atentado no haya podido eludir el brazo de la justicia, desbaratando su intento de huída a Suiza sobre la misma frontera. El muy canalla, cuyo nombre ni siquiera mencionaremos para no darle el menor protagonismo, se encuentra detenido ahora en dependencias de la Gestapo, donde se intentará desenmascarar a sus cómplices. Resulta evidente que un gusano así no ha podido actuar solo. Al parecer, la columna donde el conspirador había colocado la bomba había estado siendo vaciada durante semanas, lo cual denota que a la fuerza ha debido recibir ayuda. El dedo acusador señala con claridad a la patulea "demócrata", tan acostumbrada a esta clase de sucias artimañas. Los agentes de la Gestapo lo harán confesar con la eficacia que les caracteriza aunque sin menoscabo del Derecho Internacional que ampara a todos los seres humanos y que ellos tienen siempre muy presente como todo el mundo sabe.

Lamentamos que un aniversario tan emotivo como éste haya sido empañado por semejante infamia. Es por ello que las últimas palabras van a ir dirigidas hacia aquellos mártires que dieron su vida por la Libertad y el Nacionalsocialismo, el Nacionalsocialismo y la Libertad: Und ihr habt doch gesiegt!

Y sin embargo, ¡habéis vencido!
Es lebe Adolf Hitler!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada