miércoles, 16 de septiembre de 2009

Parte de guerra - 16/09/1939.

Camaradas,

El avance de los ejércitos alemanes en Polonia prosigue infatigable. Las ciudades de Radom y Gydnia han caído en nuestras manos tras los combates de los últimos días mientras en el sector de Kutno una contraofensiva polaca está siendo repelida con cuantiosas pérdidas. Así mismo, desde el frente se nos comunica que el cerco en torno a Varsovia se ha cerrado durante las últimas horas. Los prisioneros capturados se elevan a los centenares de miles.

La Wehrmacht: un ejército de paz.

En verdad que los alemanes, y el Führer como representante custodio de todos nosotros, no podemos menos que lamentarnos por el extremo al que han llegado las cosas. Nunca jamás deseó el pueblo alemán que la solución a la cuestión del corredor tuviese que pasar por una guerra. Nuestra voluntad ha sido siempre de diálogo amistoso, tal y como ha demostrado siempre el Führer con Polonia y con el resto de naciones con las que ha debido resolver ineludibles conflictos territoriales.

1935: El Führer asiste al Funeral de Estado de Su Excelencia Józef Piłsudski.

Que a todas las naciones del mundo les quede clara la voluntad de paz de Alemania y del Führer así como su deseo de terminar cuanto antes con esta guerra insensata que no comenzó sino con una no menos insensata agresión no provocada. No muy atrás queda la excelente relación que el Führer mantuvo con Józef Pilsudski, el más noble de los polacos y al que Dios tenga en su gloria. Ojalá su sucesor y sus actuales homónimos francés e inglés hubieran sabido estar a su altura. Y quién sabe; quizás todavía estén a tiempo, puesto que todavía hoy Alemania les tiende su mano rebosante de paz.

Es liebe Friede!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada